4/5/12

Resumen Completo "La Familia de Pascual Duarte" de Camilo José Cela

Pascual Duarte cuenta su historia desde la cárcel. Nació en un pueblo perdido de la provincia de Badajoz, a 2 leguas de Almendralejo. Dice que siempre al caminar de Almendralejo a casa, antes de cruzar el puente, se sentaba en una roca mientras su perrita la veía. Los ojos de su perrita eran a veces demasiado profundos, así que un día Pascual cogió la escopeta, le disparó y ella murió. Su padre era Esteban Duarte, era alto, gordo y de color tostado. Era muy enojado porque en su juventud lo habían apresado, según Pascual sabía, fue por contrabando. Sus padres vivían peleando y cuando una discusión iba a terminar con todos enfadados, él se sacaba la correa y golpeaba a Pascual y a su madre. Los lunes y martes, Esteban reunía a Pascual y a su madre para leer el comercio. La madre de Pascual no sabía leer ni escribir, entonces le decía a su esposo que sólo inventaba lo que decía ahí, a lo que él le respondía que es una analfabeta e ignorante; la discusión terminaba en golpes. Pascual iba a la escuela: aprendió a leer, escribir, sumar y restar. A los 12 años se retiró. Pascual tuvo una hermana, Rosario. A los 12 años, Rosario mandaba en la casa y en las peleas de sus padres los detenía y la pelea no terminaba mal; pero, decidió ir a Trujillo. La casa estaba muy triste sin ella, quien regresó 5 meses después para curarse de una fiebre. Se curó en un año y decidió ir a Almendralejo, donde se consiguió un novio vago que vivía a costa de las mujeres, el estirao’. A los 15 años de Rosario, su madre volvió a quedar embarazada. Esta vez fue un varón, Mario. El día que Mario nació, Estaban murió por la mordedura de un perro rabioso días atrás. Mario murió a los 10 años, era un niño muy débil. Lola era una amiga de la familia, de quien Pascual estaba enamorado. Al irse todos del cementerio, Pascual besó a Lola y quedaron más enamorados que antes. Un día, Pascual fue a la casa de Lola, quien estaba un poco afligida. Pascual ahí se enteró de que iba a ser papá, así que arreglaron rápido la boda, se casaron y se fueron a la luna de miel. En camino, la yegua que los llevaba, atropelló a una viejita, Pascual se bajó, le dio un real y se fue. La policía casi arresta a Pascual por lo de la viejita, pero él le dio 6 pesetas al nieto y le dejaron en libertad. Ese día iban a regresar a su casa. Pascual mandó a Lola a la casa y él se quedó con sus amigos en el bar. Allí, Zacarías (un amigo), hizo una broma que atacaba a Pascual, quien se enfadó, se levantó, sacó su navaja y le hizo 3 heridas. A Zacarías lo llevaron al hospital y Pascual regresó a casa con otros amigos. Al llegar, salió la enfermera de la familia, la señora Engracia, quien le dijo que la yegua le había descabalgado a Lola y que le hizo abortar. Pascual se dejó llevar por la ira, fue al establo y l clavó por lo menos 20 veces con su navaja. Al año, Lola quedó nuevamente embarazada y Pascual tenía un humor malo por miedo a un segundo aborto. Finalmente nació y en el bautizo le pusieron de nombre Pascual, como su padre. A los 11 meses de Pascual, a pesar de estar muy bien cuidado, murió de un mal aire. Pascual estaba muy triste y se sentía como atacado por 3 mujeres: su hermana, su mujer y su madre. Los mese pasaban y a Pascual le molestaba el trato que le daban su esposa junto con su madre, así que decidió huir. Tomó todo el dinero y comida. Viajó en tren hasta Madrid, su destino era América. Durmió en una banca de la estación de Madrid porque no tenía a dónde ir. Al día siguiente, consiguió que un obrero, llamado Ángel Estévez, le cobrara 10 reales por día, alojamiento y 2 comidas. Se quedó por 15 días allí. Luego viajó en tren a La Coruña, donde pidió un volante con costos e itinerarios. Se iba a quedar en la casa del sargento Nogueira, quien le explicó el volante que había pedido; finalmente, Pascual se dio cuenta de que no tenía dinero ni para la mitad de lo que costaban los pasajes para un viaje a América en barco. Sobrevivió trabajando por donde sea, hasta que decidió regresar a su pueblo. Al regresar, su esposa lo recibió feliz y confesó que no lo esperaba; y, que tenía algo que decirle: estaba embarazada. Luego de muchas luchas de Pascual y de prometerle a Lola que no mataría al responsable, Lola le dijo que fue... el estirao’. A Lola le dio un infarto y murió. Pascual fue a ver al estirao’ en casa de su hermana en Almendralejo, pero le informó que había salido a un viaje para no tener que enfrentarlo, así que Pascual regresó a casa con su hermana hasta que regresara el estirao’. Un día, el señor de la cantina le dijo a Pascual que el estirao’ estaba en el pueblo. Al día siguiente, el estirao’ fue a casa de Pascual a reclamar por su mujer (la hermana de Pascual). Pascual le dio un golpe que lo dejó casi muerto contra la pared, él intentó pararse pero no lo consiguió, sacó su navaja como queriendo pelea con Pascual, quien casi le ahorca y le dijo que no lo mataba sólo porque se lo prometió a Lola. Cuando Pascual lo soltó, el estirao’ comenzó a echar sangre por la boca hasta que murió. Eso le costó a Pascual poco menos de 3 años en la cárcel (no cumplió los  años debido a su buen comportamiento). Cuando regresó a su pueblo en tren, era muy de noche. Tocó 2 veces la puerta hasta que su madre le abrió y lo trató como si no quisiera verlo y le dijo que su hermana había vuelto a Almendralejo con otro chico. Al día siguiente, Rosario fue a ver a su hermano y le dijo que debería ponerle atención a la sobrina de la señora Engracia, Esperanza, quien estaba muy enamorada de Pascual. Él la fue a ver y ella le pidió que la besara. Se casaron y Esperanza fue a vivir con Pascual y con su suegra. A los dos meses de casados, la madre de Pascual se guía con ese comportamiento de disgusto hacia Pascual y a él le incomodaba mucho. Comenzó a sentir odio por su propia madre y decidió acabar con ella, hacer que la muerte le llegara. Todo estaba decidido, sólo faltaba la fecha; fue marcada en 10 de febrero de 1922. Era de noche, se aseguró de que su mujer y su madre dormían profundamente. Tomó el cuchillo muy bien afilado y se acercó a su víctima, mantuvo su brazo con el cuchillo levantado una hora entera pensando en huir sin matarla o si hacerlo de una vez, pensaba en que era su madre y pensaba en el trato que le daba. Se estaba retirando sin haber pecado, pero las tablas del piso sonaban, su madre se dio la vuelta y preguntaba que quién andaba allí y Pascual no tuvo más remedio que tirarse encima de ella y comenzó la lucha. Los gritos de ella eran como de una condenada. Esperanza despertó y fue con un candelabro al cuarto de su suegra, pero observaba aterrorizada desde la puerta. La madre de Pascual se defendía, pero Pascual atacaba hasta que halló la oportunidad de clavarle el cuchillo en el cuello y murió. Pascual salió corriendo y chocó con su mujer que miraba aterrada el espectáculo, se le apagó el candelabro y Pascual salió y corrió huyendo de todo. Según sus notas, lo a presaron y lo condenaron a muerte; en sus tiempos libres cuando estaba en la cárcel escribía su historia. Cierto día llamó al cura para que lo confesase; el cura estaba muy contento de saber que Pascual estaba arrepentido, pero como en todo, a Pascual le costó recibir la bendición (probablemente tenía residuos de su mente criminal o de sus malos sentimientos frente a las personas que de alguna manera le causaron malestar). Sus escritos diarios que relataban su vida, se hallaron en la celda cuando fue llevado a su muerte; sus escritos terminaron en este libro.

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Clario que contiene pensamientos crueles, ES TREMENDISMO literario!

    ResponderEliminar
  3. La verdad a mi me parece genial el libro... Pues no todo debe ser color de rosa... Además se que muchos vemos películas donde asesinas gente y cosas por el estilo y ahora unas muertes en un libro les perecen lo mas sangriento del mundo... La verdad esta genial.

    ResponderEliminar
  4. Le dicen la rompe corazones ,fALSAS ILUSIONES ,No esperes que cambie ,ESTA ACOSTUMBRADA A QUE LA PERDONEN

    ResponderEliminar